domingo, 20 de noviembre de 2011

De zanahorias, dibus y vestidos



Las conversaciones con mi niño cada día son más sorprendentes por su alto, altísimo, nivel de elocuencia, leed:
 
- Hijo, las zanahorias son muy buenas para la vista y los niños que comen muchas zanahorias ven muy bien los Mickeys, los pitufos filósofos y todas las cosas que les gustan - le explico a mi niño con el discurso más pedagógico, a la par que didáctico, del que soy capaz.
 
- Entonces – continúa mi niño- las mamás que comen muchas zanahorias ven muchos vestidos y pantalones ¿verdad mamá?

- Verdad hijo, verdad – musito mientras pienso, como me ha calao el jodio.

8 comentarios:

  1. Son los peores críticos, siempre lo bordan... pufffff
    Un supersaludo

    ResponderEliminar
  2. Ostras nena, te ha pillao con el carrito del helao, JAJAJAJAJA.Chico listo!

    ResponderEliminar
  3. Sí, mi niño además de listo es jodio... porque menudo comentario... por la noche, antes de dormir me dice: ah! y si te portas bien los reyes te van a traer una caja llena de vestidos... él insiste en el tema... :-) besos chicas!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa:
    desde hoy te sigo en tu blog y te invito a conocer el mío...
    http://todoeldiadecompras.blogspot.com
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. ¡Ji, ji! ¡Me encantan los niños cuando hablan! No se cortan un pelo, ¡bien por ellos!

    ResponderEliminar